Hace ya bastante tiempo, le comenté al reflejo de mi espejo, que las voces percutoras en mi cabeza deseaban ser esculpidas en físico, deseaban ser palpables más allá de mí… más allá de lo que toco… …deseaban ser tocadas.

No recuerdo las primeras palabras que quise hacer rimar, pero hurgando entre viejos papeles que había decidido desechar, llevé al cesto la idea y escogí plasmar en binario lo que alguna vez fue papel y tinta.

No se si las voces percutoras estarán complacidas con esta absurda decisión virtual, pero si de algo estoy completamente seguro es de que se dejarán tocar.

Verso en reverso es una vuelta al pasado y un asomo al futuro, es mi presente más etéreo y mi forma más esencial...

...Y la esencia lo es todo…

domingo, 25 de octubre de 2009

ECOS DE UN DESEO


Adosado al pretil de aquel piso
Mientras mi cuerpo emula un sonido
Con el vino percutiendo entre los dedos
A mis comunes veo bailar

Sudor en ocasiones molesto…
Al roce…
Al tacto…
Pero no esta vez…
…No esta vez…

Les place disfrutar…
Aceptar…
Rechazar…
Besar…
…Abofetear…

Y en el breve instante de un deseo
El sonido cada vez más ausente
Hace eco en mi inconsciente
Me hace parte del aire que escapa
Con cada puerta que se abre.

Entonces veo morir las ansias
Con la rutina del sentir
Al ritmo de tus divinos fluidos
Al ritmo del vaivén de un antojo

Del pretil de mi cordura
Quiero caer…
Solo caer…
Caer…



Anthony D. Madrid-Dupuis



Pensado en octubre 2008.
Reinventado en octubre 2009

25 de octubre de 2009

© 2009 by ADMD

2 comentarios:

Eterna aprendiz dijo...

Mi querido amigo, vengo a dejarte un abrazo enorme y muchos besos. Espero que estés muy bien.
Leí tu poema cuando lo pusiste, hoy de nuevo lo leo. Tan bello como todo lo que escribes, tan profundo como tú. Es la poesía la que corre por tus venas.

Tu siempre

Amparo

carmeloti dijo...

Encantador, provaocador y sensual...

El ritmo de las palabras cobra sonoridad, que crea un espacio a la luz de las velas, se siente un buen vino en las venas, el amor queriendo entrar en batalla con la pasión.

Olvidar y olvidarse en el recuerdo y sabor de la piel.